Premio Nobel de Física 2017 a la detección de ondas gravitacionales

Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne han sido galardonados con el Premio Nobel de Física 2017 por su contribución al desarrollo del observatorio LIGO, que detectó ondas gravitacionales por vez primera el 14 de septiembre de 2015. En la actualidad un segundo observatorio, VIRGO, en Italia, se ha unido a esta búsqueda, consiguiéndose la primera detección conjunta LIGO/VIRGO este verano pasado (es ya la cuarta observación para LIGO, todas ellas provenientes de la fusión de sistemas binarios de agujeros negros).

Anuncios

LIGO detecta una segunda onda gravitacional

El Observatorio por Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO) captó el 26 de diciembre de 2015 ondas gravitacionales por segunda vez. Este nuevo evento, bautizado como GW151226, corresponde a la fusión de dos agujeros negros hace 1.400 millones de años, cuyas masas eran de aproximadamente 14 y 8 masas solares, menores que las del primer evento detectado en septiembre de 2015. La fusión produjo un agujero negro de 21 masas solares, y una cantidad de energía equivalente a una masa solar fue emitida en forma de ondas gravitacionales. No cabe duda de que la astronomía de ondas gravitacionales es ya una realidad, y en breve nos proporcionará muchos sucesos como estos, y alguna que otra sorpresa. Para más información:

La humanidad consigue detectar ondas gravitacionales

El pasado 11 de febrero se anunció en rueda de prensa emitida en directo por internet un hito científico excepcional: la detección de ondas gravitacionales (una predicción de la Relatividad General de Einstein) emitidas en un suceso cataclísmico (pero, al parecer, relativamente común en el universo lejano) que tuvo lugar hace más de mil millones de años, la fusión de dos agujeros negros con masas individuales en torno a treinta veces la masa del Sol. El día fue histórico, y nos permitirá conocer de una forma completamente nueva muchas propiedades de nuestro universo.

Podéis encontrar aquí una descripción de la detección realizada por LIGO el 14 de septiembre de 2015. Os adjuntamos un vídeo sobre cómo se ha realizado esta proeza de la física experimental: